El Gobierno recurre ante la Justicia el toque de queda de Castilla y León, que decide mantenerlo