Las distintas estrategias de los acusados del procés pasaron por negar siempre la violencia: “Somos buenas personas, pacíficos…”