El Gobierno insiste en que la exhumación de Franco sigue su curso, aunque ya ven problemas de tiempo