La familia real llega a Marivent para iniciar sus vacaciones de verano