El fin del estado de alarma vuelve a reunir a familiares que llevaban más de tres meses separados