Ilusión y lágrimas por los reencuentros entre familiares y amigos en la llamada nueva normalidad