Garzón promete su cargo ante el rey y no ante el ciudadano Borbón