Iglesias, sin corbata, promete su cargo de vicepresidente segundo del Gobierno