El Gobierno se resiste al confinamiento domiciliario y pide al menos dos semanas de plazo