El juez tumba el tercer grado de los presos del procés y desata la indignación independentista