Al fútbol sin bocadillo, con mascarillas y con un máximo del 40% del aforo del estadio