Colas para la segunda dosis de AstraZeneca y poca firma de consentimiento