Noviembre, mes negro en la batalla contra el coronavirus: la tercera ola parece inevitable