La nube de ceniza y gases de 4.500 metros del volcán de La Palma torna la isla en un lugar tenebroso