La nueva fajana provocada por el volcán de La Palma alcanza las 5 hectáreas y no deja de recibir aportes de lava