El volcán de La Palma entra en su fase más explosiva: las ondas expansivas causan múltiples destrozos