El Raval, indignado por los nuevos okupas