El País Vasco, con la peor cifra de contagios de Europa, teme el fin del estado de alarma