Aragonès evita la foto oficial con el rey, pero participa de un forzado saludo en medio de la multitud