Los presos de ETA piden acabar con los recibimientos públicos para que las víctimas no se sientan dolidas