Las pruebas piloto para reabrir el ocio nocturno en las comunidades: mascarillas y una estricta vigilancia