Vuelven los abrazos a las residencias gallegas: la baja incidencia permite la relajación de las medidas