La mayoría de los países europeos marcan el camino a España: no usarán la vacuna AstraZeneca para mayores