Sánchez no niega ningún pacto postelectoral: tampoco con los independentistas que tumbaron sus cuentas