Sanidad diseña nuevos niveles de alerta ante la imposibilidad de contener la segunda ola