Una sentencia en Barcelona decide la disputa de unos padres separados sobre la vacunación de sus hijos