Triste, abatida, pero sincera: El rostro de Díaz se humaniza tras el batacazo y es débil en su cruzada antiVox