Diada marcada por la división en el frente independentista y una participación muy inferior a la de otros años