Los vulcanólogos de La Palma explican el aumento de la sismicidad y el dióxido de azufre del volcán