El alegato de Piqueras para que cuidemos a nuestros mayores y los jóvenes tengan cabeza