La segunda ola silenciosa de 11.000 contagios en siete días golpea al turismo y al ocio nocturno