La atención primaria, el talón de aquiles de Madrid para pasar de fase