Pase a la fase 2: las autonomías se debaten entre el miedo a nuevos brotes y la angustia económica