Las comunidades plantan cara al botellón: Cataluña y Andalucía, las últimas en prohibirlos