Madrid se siente agraviada porque considera que Navarra tiene una situación parecida