Los datos frenan los planes de fase 1 de Madrid, que ya trabaja para enfrentarse a rebrotes