Investigadores españoles publicaron en febrero el impacto positivo de la dexametasona en pacientes con problemas respiratorios graves