La dexametasona, la esperanza para los pacientes más graves de COVID-19: "Reduce la mortalidad en un 20%"