Los enfermeros voluntarios: "No podía estar en mi casa con los brazos cruzados"