El 20% de las personas infectadas en España son profesionales sanitarios