El estudio de seroprevalencia testará a 90.000 personas para saber cómo y dónde hacer la desescalada