A Emilio le ha cambiado la vida: adiós a los temblores, gracias a una máquina gallega