La inmunidad frente al coronavirus dura al menos siete meses