Ira, dolor, rabia: Li Wenliang ya es el héroe del coronavirus que amenaza la mordaza china