Los madrileños generalizan el uso de mascarillas por decisión propia: la comunidad sigue sin imponerla