Casi la mitad de nuestras residencias no están preparadas para esta segunda ola, defiende un estudio