Los estrictos controles de aforo marcarán la nueva normalidad