Los gallegos se hacen a la nueva normalidad