Los rastreadores del Ejército se enfrentan a la desconfianza y el nerviosismo de los positivos en coronavirus