Las secuelas del coronavirus provocan nuevos ingresos: de pérdidas de memoria a trombosis